Historia: Arrastrados por la quebrada kaukehuasu

El 29 de octubre de 1959, llovía torrencialmente en Camiri, los trabajadores llegaban paulatinamente a la portería, arropados con sus implementos de protección al agua, para partir a las 3:45 a.m. al Sararenda, mítica serranía, donde se perforaba febrilmente en busca del preciado oro negro,sustento de la economía nacional.

Arnoldo Parada J. era el encargado de manejar una camioneta, tipo Wi-pon y trasladar al turno compuesto por los trabajadores, Andrés Tejerina P. perforador, el maquinista Agapito Meza T., el ayudante Martín Uriona T., Marcial Suaréz enganchador y Walter Roca, a este ultimo lo esperaron un tiempo prudencial y al no haberse presentado en la portería partieron sin el, recorrieron unos cuantos kilómetros y al cruzar un vado a la quebrada, en pleno cause fueron sorprendidos por las aguas que furiosas bajaban de las alturas del Sararenda, como reclamando por qué el humano hollaba sus entrañas, destruía sus flora y alejaba de sus laderas a su fauna.

Para construir caminos y planchadas, se movía una gran cantidad de piedras y tierra, razón por la que cuando llovía, el agua se transformaba en un espeso lodazal que acarraba piedras y troncos de arboles con inusitada fuerza, así que la camioneta fue una marioneta en las embravecidas aguas y todos sus ocupantes fallecieron.